La mujer, residente en Leyland (Inglaterra), aseguró al Lancashire Post que su mascota, llamada Billy, tenía el ritmo cardiaco muy lento y que el veterinario tuvo que provocarle vómitos para intentar expulsarle la marihuana de su organismo.

Según le dijeron los veterinarios, Sarah actuó de manera rápida y el tiempo fue “un factor crucial” para salvarle la vida a Billy, el cual ya se está recuperando, indicó el diario local.

La británica le comentó a ese mismo medio que tuvo que dejar a su perro en la veterinaria durante toda una noche. Ella aprovechó ese tiempo para volver al parque donde Billy se drogó. Allí, la mujer encontró 2 galletas más con marihuana.

Daily Mirror señaló que Sarah compartió un video del estado en el que quedó su perro luego de comerse la mencionada galleta. De acuerdo con el rotativo, ella lo hizo para alertar a los paseadores de perros y para que los dueños de mascotas puedan identificar “las señales de advertencia de un animal que ha ingerido cannabis”.

El siguiente recuadro contiene un enlace que lo dirigirá a la página de Daily Mirror, donde podrá ver la grabación que Sarah hizo de Billy: