Según los investigadores del Estado de Kerala, la mujer sobrevivió al primer ataque —registrado en marzo pasado—, pero el veneno la obligó a permanecer hospitalizada.

Este mes, mientras la víctima convalecía en casa de sus padres, Sooraj lanzó sobre ella una cobra comprada a un criador de serpientes; en ese momento, la mujer —identificada como Uthra— estaba durmiendo.

“Sooraj permaneció en la misma habitación que Uthra como si no hubiera pasado nada. Seguía su rutina matinal, cuando fue alertado por los gritos de la madre de Uthra”, indica la policía en un comunicado.

La víctima fue conducida al hospital, donde se certificó su muerte, mientras que el agresor fue detenido.

Los padres de la mujer empezaron a sospechar cuando el viudo quiso apoderarse de los bienes de su mujer, solo pocos días después de su fallecimiento.

Uthra procedía de una familia acomodada, mientras que Sooraj, que trabaja como empleado de un banco, es de origen más modesto.

Los listados telefónicos revelan que el sospechoso estuvo en contacto con criadores de serpientes, y, además, miró varios videos que hablaban sobre estos reptiles, indicó la policía.

La dote de Uthra era importante: cerca de 100 piezas de oro, un nuevo automóvil y medio millón de rupias en efectivo (unos 24,6 millones de pesos).

“Sooraj temía que al divorciarse de Uthra tuviera que devolver la dote. Es por ello que decidió matarla” afirmó la policía, que también detuvo al hombre que le suministró las serpientes al agresor.