De acuerdo con BBC, el tío de Davis (ABie), o quien creía era su tío, le dijo en 1979 que tenía un secreto que contarle, pero que mientras su papá, Morris, estuviera vivo, no podía decir nada.

Morris Davis murió dos años después a causa de un cáncer y de inmediato Lennard le preguntó a su tío cuál era el secreto. Aunque en un primer momento se negó a contarlo, tras la insistencia, lo dijo: “Soy tu padre”, relata el diario inglés.

“Mis padres nunca me lo habían dicho. Se trataba de un secreto familiar y probablemente, en alguna medida, uno vergonzoso”, cuenta Lennard. Sin embargo, fue hasta el año 2000, cuando tenía 55 años, que le entró la curiosidad y quiso entender por qué lo habían engañado toda su vida.

Lennard Davis buscó ADN en cartas de sus dos familiares y los resultados fueron lo que esperaba. Su padre biológico era Abie, detalla BBC. Aunque nunca tuvo una buena relación con Morris, se sintió triste cuando conoció esta noticia.

Cuando pensó que su vida no tendría más descubrimiento y secretos, en 2014 recibió un correo de un extraño, el cual se aseguraba que era su pariente y que vivía en Samoa Americana, un diminuto territorio al oeste de las Islas Cook.

Aunque al inicio pensó que era un error o alguna broma, se percató después de que en la base de datos donde se habían ingresado los resultados de las pruebas de ADN, justo al lado de su hermanastro (el hombre que una vez había considerado su primo), aparecía el nombre de Lancelot Tauoa, el hombre que había firmado el extraño correo, indica BBC.

“Francamente, imaginé que era algo relacionado con la prostitución. Eso fue lo que supuse”, dijo Lennard Davis al rotativo británico.

Asumió que este nuevo misterio sería sencillo de resolver, pero todo lo contrario. Pasaron 4 años, muchos estudios, investigaciones y la ayuda de un genealogista para lograr la conexión.

Al final, encontraron un familiar hasta el año 1700 y quien los unía exactamente era el hijo menor del tío abuelo de Lennard, nacido en 1918, que en últimas terminó siendo el abuelo Lancelot Tauoa y que había llegado a ese territorio en medio de la Primera Guerra Mundial.

Allí, explica BBC, se enamoró de una local y la embarazó, aunque ella ya tenía pareja. Por ello nunca pudo casarse con ella. Para Tauoa, esta mujer era su tía abuela, pero en realidad, era su abuela, quien tuvo que dar en adopción a su hijo (el papá de Lancelot) por cometer adulterio.