“¡Sinceros saludos! desde la nave nodriza VRXF Sulak de la Flota del Lejano Oriente ruso”, se lee en el mensaje. “Te deseamos buena salud y muchos años de vida y feliz navegación. 20 de junio de 1969”.

Tyler Ivanoff, un ayudante de maestro en Shishmaref, Alaska, encontró la botella en la costa cercana a su localidad, y sacó el tapón de plástico con los dientes.

“Todavía estaba seco dentro y aún olía como a vino o lo que sea, alcohol viejo. La nota estaba seca”, dijo al periódico Nome Nugget.

Ivanoff posteó el 5 de agosto en Facebook una fotografía de la botella y de la nota.

Pero la historia no terminó ahí.

Rossiya 1, una cadena de televisión rusa, rastreó el mensaje por la dirección del remitente en Vladivostok a un capitán retirado del barco soviético que ahora vive en Crimea.

Anatoly Botsanenko, entrevistado por la estación con su uniforme militar, dijo que sirvió en el Sulak en 1969 cuando tenía 35 años.

“Es genial cómo una pequeña foto se convirtió en una historia”, posteó Ivanoff en Facebook.