Las autoridades han aumentado el dispositivo de seguridad en torno a la familia imperial días antes de la abdicación (dejación del trono) del emperador Akihito, abuelo de Hisahito, de 12 años, después de un reinado de 30 años.

El personal del colegio encontró los cuchillos el viernes en el pupitre que usa a diario el príncipe, informaron varios medios de comunicación, citando a investigadores que pidieron permanecer en el anonimato.

No hubo heridos, daños materiales ni amenazas en relación con estos hechos, según la policía.

Las cámaras de seguridad captaron a un hombre con un casco entrando en el perímetro del colegio a mediodía. La policía busca a un sujeto de mediana edad vestido con ropa de obrero de construcción. Una portavoz policial declinó comentar la información, que tampoco fue confirmada por la institución.

La familia imperial ha recibido amenazas en varias ocasiones.

En 1975, el emperador Akihito casi fue alcanzado por un cóctel molotov en Okinawa, campo de batalla durante la Segunda Guerra Mundial.

Akihito se convertirá el martes en el primer emperador en abdicar en 200 años. Le sucederá al día siguiente su primogénito, el príncipe heredero Naruhito, de 59 años, con el que el país entrará en una nueva era, la de Reiwa (“Bella armonía”).

Hisahito es hijo del príncipe Akishino, segundo hijo de los emperadores y uno de los cuatro posibles herederos varones al trono del Crisantemo.

La familia imperial japonesa podría acabar desapareciendo debido a que no reconoce el derecho de las mujeres de acceder al trono.