Durante un mitin en la localidad de Pedraza (estado Barinas), Guaidó dijo este sábado que “han sido años de construir mayoría” opositora para llegar al escenario actual, que considera definitivo para lograr el “cese de la usurpación” por parte Maduro.

“Ya estamos en momentos de definiciones, momento de avances, de acciones”, aseguró el jefe del Parlamento, único poder en manos de la oposición.

Desde que se proclamó mandatario encargado el pasado 23 de enero, Guaidó encabeza la llamada ‘Operación Libertad’, una ruta que busca desplazar a Maduro, establecer un gobierno de transición y llamar a elecciones libres.

En 2019 termina este proceso de una vez por todas. Esto no empezó en 2019, pero sí va a terminar en 2019“, sostuvo el parlamentario, quien realiza desde el viernes una gira por los llanos venezolanos.

Guaidó aceptó una mediación de Noruega para explorar una salida negociada a su pugna con Maduro, aferrado al poder con apoyo de los militares, Rusia y China.

Entre el lunes y el miércoles último, las partes sostuvieron un primer cara a cara en Oslo que, según el legislador, finalizó “sin acuerdo”.

A mediados de mayo mantuvieron contactos por separado con el gobierno del país europeo.

Respaldado por Washington, el opositor ha reiterado que “todas las opciones están sobre la mesa”, sin descartar una intervención militar estadounidense, tras establecer contactos con el Pentágono.

Más temprano, Guaidó, quien el viernes visitó Sabaneta de Barinas, cuna del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013), afirmó que Maduro “está derrotado” y que su salida del poder se acerca.

“No les importa nuestra gente, les importa robarse los reales (dinero) para ver cómo se mantienen ahí (…). Ellos ya perdieron, están derrotados… Se los digo con propiedad: el ‘cuándo’ (saldrá el mandatario socialista) está muy cerca porque estamos determinados y decididos a seguir luchando por nuestro país”, sostuvo.

Entre vítores y aplausos de varios cientos de personas, Guaidó señaló que “razones sobran” para protestar, como la escasez de gasolina, la falta de agua y los prolongados apagones que se agudizan en el interior del país desde marzo.