La decisión, que se aplica a “menos del 30 % de todos los implantes mamarios” comercializados en Francia, tiene como objetivo “reducir la exposición de las mujeres a los implantes más texturizados y ásperos, que son un factor de riesgo”, dijo Christelle Ratignier-Carbonneil, subdirectora general de la ANSM.

Esta autoridad de control sanitario tomó esta decisión -que entrará en vigor el viernes- “frente a un aumento significativo desde 2011 de los casos de linfoma anaplásico de células grandes asociado al uso de implantes mamarios“.

“Sin embargo, dado que el riesgo es ínfimo”, no recomienda el “retiro preventivo” para las mujeres que ya tienen estos implantes.

Desde 2011, de las 500.000 mujeres con implantes mamarios en Francia, se han registrado 56 casos de esta forma rara pero agresiva de cáncer, que se manifiesta con mayor frecuencia por un derrame de líquido alrededor de la prótesis. Casi todos los casos se referían a mujeres con prótesis texturizadas. Tres de ellas murieron.

Entre las prótesis prohibidas figuran varios modelos del fabricante americano Allergan del tipo Biocell. Esta textura es la principal causa de la aparición del linfoma anaplásico de células grandes (LAGC).

En París y Marsella se han presentado varias denuncias por “poner en peligro deliberadamente la vida de otras personas” de mujeres con este tipo de implantes.

Los otros modelos prohibidos son los implantes de macrotexturizados o de poliuretano fabricados por Arion, Sebbin, Nagor, Eurosilicone y Polytech.