Según la presentación de Osenat, el zapato tiene la capellada forrada de “seda en el tercio de la parte delantera y con piel de cabra en los tres cuartos de la parte trasera”. Tiene un detalle sobre el empeine de “cuatro cintas plisadas superpuestas”.

Mide 22,5 centímetros de largo, que equivale a la talla 36 del calzado en la actualidad. El tacón es de 4,7 cm de alto y está “recubierto de una capa de barniz gris”.

Tras la muerte de la reina de origen austríaco, el zapato pasó a manos de Marie-Emilie Leschevin de Prévoisin, una amiga cercana de Madame Campan, la primera doncella de cámara de María Antonieta. 

Después de la muerte de Leschevin de Prévoisin en 1816, perteneció a su familia hasta esta subasta en noviembre de 2020.

El precio de venta final resultó muy superior a la estimación inicial de 8.000 o 10.000 euros gracias al “gran interés” de “coleccionistas internacionales”, indicó Osenat. La cifra que pagaron equivale a un poco más de 186 millones de pesos colombianos.

La figura de María Antonieta, guillotinada en 1793 durante la Revolución Francesa, sigue generando fascinación en el mundo entero.

Esta es la imagen del zapato, que ha sido replicada en diferentes cuentas en redes sociales:

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ECREPORTA (@ecreporta)