En 2014, cuando Fernández era presidenta, había sido intervenida en 2 ocasiones para realizar una extracción de útero y una operación de cadera.

Durante su juventud fue secretaria general de la Asociación de Empleados de Rentas e Inmobiliarios y su salto a la agenda pública llegó de la mano de su hija, a la que acompañó en varios actos oficiales como sus investiduras como presidenta en el Congreso.

Descendiente de emigrantes alemanes, vivió gran parte de su vida en La Plata, donde crió a Cristina y a su hermana Gisella.

En varias ocasiones manifestó su pasión por el fútbol, declarándose seguidora del equipo Gimnasia y Esgrima de La Plata, al que solía animar desde el palco del estadio Juan Carmelo Zerillo.

El fallecimiento se produjo un día antes del viaje a Cuba que Fernández tenía previsto para reunirse con su hija Florencia, quien permanece internada en una clínica de La Habana.