El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, envió una carta dirigida al rey Felipe VI de España y al papa Francisco para que ofrezcan perdón por los “agravios” cometidos contra los indígenas durante la conquista española de América.

Sin embargo, el gobierno español rechazó “con toda firmeza” ese pedido y lamentó “profundamente que se haya hecho pública la carta que el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos dirigió a S.M. el Rey el pasado 1 de marzo“, precisó un comunicado.

Nuestros pueblos hermanos han sabido siempre leer nuestro pasado compartido sin ira y con una perspectiva constructiva, como pueblos libres con una herencia común y una proyección extraordinaria”, agregó el gobierno de España.

La reacción oficial de Madrid enfatiza sobre “su disposición para trabajar conjuntamente con el gobierno de México y continuar construyendo el marco apropiado para intensificar las relaciones de amistad y cooperación existentes entre nuestros dos países, que nos permita afrontar con una visión compartida los retos futuros”.

López Obrador anunció en un video en su página oficial de Facebook que había enviado “una carta al rey de España y otra carta al papa para que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce como derechos humanos“.

El político izquierdista lanzó este llamado al cumplirse 500 años de la batalla de Centla, considerada el primer enfrentamiento del conquistador español Hernán Cortés contra pueblos originarios de México, en este caso los mayas chontlaes del estado de Tabasco, de donde es oriundo López Obrador.