El hombre, de 73 años y sentenciado en marzo de 2019, fue excarcelado hace casi 2 meses al considerarse que estaba en el grupo de mayor riesgo de contraer coronavirus en prisión, informó el Clarín.

Pocos días después de recuperar su libertad, el exmilitar organizó una fiesta de disfraces a la que asistieron su hijo y sus nietas, que viven en una casa contigua, indicó el portal argentino.

Luego de que se divulgara un video de esa rumba, la justicia decidió que Carabajal regresara a la cárcel, reportó el mismo medio.

En ese video “se observa a Carabajal con un sombrero rojo y un antifaz colocados. Todos los que participan del video están disfrazados y bailando, y se observan luces como si se tratara de una celebración de algún tipo”, señala el fallo, según El Tribuno.

El tribunal argumentó su decisión al comprobar que el sujeto quebrantó “las normas impuestas por la normativa legal vigente para la sociedad a fin de regular el comportamiento exigido durante la emergencia”, concluyó el medio.