Mediante un comunicado de prensa, el Departamento de Salud Pública de Los Ángeles anunció que el condado superó el umbral de los 4.500 casos diarios durante una semana, informó Associated Press.

“Sabemos que les estamos pidiendo a varias personas que se han estado sacrificando durante meses que se queden en casa. Actuar con urgencia colectiva en este momento es fundamental si queremos detener este aumento”, manifestó Barbara Ferrer, directora de la entidad.

La agencia de noticias estadounidense, igualmente, precisó que la medida entrara en vigor desde el próximo lunes 30 de noviembre y durará al menos hasta el domingo 20 de diciembre (tres semanas).

Aunque habrá algunas excepciones para ciertos sectores, el Departamento de Salud Pública también restringirá todas las reuniones en esa ciudad para frenar el avance del coronavirus, agregó este mismo medio.

“Están prohibidas las reuniones públicas y privadas con personas fuera de sus hogares, salvo por razones de fe, basadas en servicios (religiosos) y protestas que son derechos protegidos constitucionalmente”, puntualizó.

En Los Ángeles (Estados Unidos), según el último balance publicado por la Universidad Johns Hopkins, se presentaron este viernes 4.751 contagios confirmados. Además, hasta el momento se han registrado cerca de 7.600 muertes asociadas al COVID-19.