Con estos datos, ofrecidos por las cadenas de televisión Fox y CNN, el candidato demócrata Joe Biden dio un paso más en su camino hacia la Casa Blanca, mientras que su contendor, el presidente Donald Trump, insiste en supuestas irregularidades en los escrutinios de las elecciones de EE.UU.

Los resultados parciales en Georgia llaman la atención porque ningún candidato demócrata ha ganado en ese estado desde 1992. Georgia vota siempre republicano. Este estado tiene 16 votos para el Colegio Electoral.

Trump ha estado muy pendiente de este estado desde el martes pasado, día de los comicios, pero al cierre de este jueves su margen se redujo ostensiblemente.

Este viernes al amanecer el panorama pintaba así, contabilizado el 99 % de los votos: Trump y Biden tenían el 49,4 % de los votos. Era un empate técnico, cuya diferencia solo se nota en la minucia. Biden aventajaba a Trump por 917 votos populares.

Por eso, la expectativa crece este viernes frente al conteo final de lo que falta en Georgia.

Es un capítulo más en esta tortuosa elección presidencial estadounidense, en la que Trump dijo este jueves que le están robando su segundo mandato.

Su presencia ante la prensa en la Casa Blanca fue su primera aparición pública en más 36 horas y se produjo tras una jornada en que sus tuits revelaban su desesperación por el avance de su rival demócrata Biden hacia la victoria.

En su declaración de 17 minutos hizo comentarios incorrectos y se retiró sin prestarse a preguntas de los periodistas.

“Trump no puede darse el lujo de perder los 16 votos electorales de Georgia si quiere mantener vivas sus esperanzas de un segundo mandato”, advierte CNN, y hace notar que el presidente “no puede encontrar una ruta a los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia sin Georgia y Pensilvania, por lo que sus posibilidades de asegurar la reelección dependerán de los desarrollos en ambos estados”.