También, les piden no comprar estos productos en la calle, o directamente considerar abstenerse por completo de utilizar estos aparatos, ya que las autoridades investigan cientos de casos de enfermedad pulmonar grave entre los consumidores, según informaron el viernes funcionarios de salud, citados por la agencia AFP.

Actualmente se investigan 215 casos posibles de enfermedad pulmonar asociada con el vapeo en 25 estados, según informaron los Centros para el control y la prevención de enfermedades (CDC) en un comunicado.

La primera muerte se reportó la semana pasada, aunque la mayoría de los pacientes se han recuperado por completo.

“Los CDC recomiendan que, mientras la investigación esté en curso, los estadounidenses usuarios de cigarrillos electrónicos que estén preocupados por estos riesgos potenciales de enfermedad consideren abstenerse de su uso y no los compren en la calle, los modifiquen o agreguen sustancias no previstas por el fabricante”, dijo la agencia, que destacó los “productos de cigarrillos electrónicos con THC u otros cannabinoides” como una modificación común.

Desde de finales de junio, los pacientes denunciaron síntomas como dificultad para respirar y dolor en el pecho. Algunos también experimentaron vómitos, diarrea y fiebre.

Aunque varios casos son similares y muchos usuarios reconocieron haber agregado THC, los CDC consideraron que es demasiado pronto para determinar una causa común, y no identificaron ninguna sustancia causante como productos de nicotina del mercado negro o cannabinoides.

Los cigarrillos electrónicos pueden comprarse en Estados Unidos desde 2006, y a veces se usan como ayuda para dejar de fumar productos de tabaco tradicionales como los cigarrillos.

Su uso entre los adolescentes se ha disparado en los últimos años: unos 3,6 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria usaron productos de vapeo en 2018, 1,5 millones más que el año anterior.

Los usuarios de cigarrillos electrónicos no se exponen a los aproximadamente 7.000 componentes químicos de los cigarrillos tradicionales, y existe la creencia de que vapear es más seguro que fumar.

Sin embargo, el vapor podría contener trazas de metales y los líquidos a veces se aromatizan con diacetil, una sustancia utilizada para las palomitas de microondas que se ha relacionado en entornos industriales con una enfermedad pulmonar grave y relativamente rara.

Un funcionario de los CDC dijo la semana pasada que era posible, por lo tanto, que los casos se produjeran antes de la investigación actual y que ahora simplemente se estuvieran registrando porque hay más control.

*Con información de AFP.