De acuerdo con el testimonio de algunos de sus familiares, el estado emocional de la adulta mayor se ha deteriorado considerablemente en los últimos meses debido al encierro, informó el Daily Record.

“La diferencia en mi abuela es simplemente devastadora de ver. Antes, estaba llena de vida y era feliz con las visitas regulares de su familia. Ahora, la veo desaparecer con la soledad. Me ha dicho que solo quiere morir durante las visitas al aire libre que me han permitido”, manifestó Sonia Dixon, bisnieta de la mujer.

Aunque permiten algunas visitas, las autoridades de Woodside Court Care Home (residencia donde se encuentra Tilly) afirmaron que simplemente están cumpliendo las reglas impuestas por el gobierno para evitar un posible contagio de coronavirus en los ancianos, agregó el impreso escocés.

“Todos debemos trabajar juntos para proteger a los residentes. Con la seguridad a la vanguardia de todo lo que hacemos, es necesario lograr un acto de equilibrio que considere la salud y el bienestar de todos los abuelos”, concluyó el ancianato.

El Daily Record, por último, señaló que los familiares de Doreen buscarán algunas alternativas legales para poderla visitar más seguido y que tenga la posibilidad de salir de la residencia en alguna oportunidad.

Según el último balance publicado por la Universidad Johns Hopkins, en Escocia se han presentado hasta el momento 3.040 muertes asociadas al coronavirus y 74.355 contagios diagnosticados, siendo uno de los territorios del Reino Unido más afectados con la pandemia.