De acuerdo con la cadena Abc, Palma, de 42 años, fue operada en septiembre de 2018 y los médicos que la trataban esperan encontrar un tumor maligno del tamaño de una canica.

La vida de la neoyorquina cambió en enero de 2018 cuando empezó a sentir cosas “extrañas”, como dejar caer su taza de café de un momento a otro, no recordar algunas palabras y, hasta, llamar a familiares que ya habían fallecido, detalla el mismo medio.

Preocupada, fue en varias oportunidades al Hospital Mount Sinai, hasta que los expertos creyeron haber encontrado el problema y programaron una cirugía para extirpar el supuesto tumor, indica la cadena estadounidense.

Afortunadamente para Rachel Palma, el día de la intervención los médicos se sorprendieron y encontraron un parasito, en lugar del tumor que buscaban.

“Estábamos muy felices… Estábamos, como, celebrando y aplaudiendo. Estábamos muy felices… Cuando vimos que era una tenia, dijimos, ‘¡SÍ!”, dijo el Dr. Jonathan Rasouli a Abc.

A pesar de que la mujer ya está fuera de peligro, todavía es misterio cómo llegó la tenia a su cabeza. Según explica el medio estadounidense, nunca viajó al exterior, no recuerda haber comido carne cruda.

Los especialistas que trataron a Palma explicaron que si se hubieran percatado en primera instancia que no era ningún tumor y se trataba “simplemente” de un parásito, “una gran dosis de antibióticos hubiera servido como remedio”, finaliza Abc.