Watson, en libertad bajo fianza, será acusado el viernes por la fiscalía de intento de asesinato.

El día antes del incidente, el restaurante se negó a atender al sospechoso si no se protegía el rostro con un tapabocas, según el informe de la detención.

El uso de la mascarilla no es obligatorio en el estado de Colorado, pero las autoridades recomiendan a los habitantes taparse el rostro cuando salen de sus hogares para evitar la propagación del COVID-19.

Testigos señalaron que Watson colocó una pistola sobre el mostrador y dijo al cocinero: “puedo volarte los sesos ahora mismo”, según el documento.

La noche siguiente el acusado volvió al restaurante y luego que le pidieran que se retirara, supuestamente golpeó al cocinero y comenzó a perseguirlo hasta fuera del local.

Una vez afuera, el sospechoso vociferó declaraciones de tipo ‘mejor cierra el pico y sírveme’ antes de dispararle una vez”, dijo a la policía la víctima, que se recupera en el hospital, indicaron las autoridades este miércoles.

El Waffle House en Aurora está operando, como muchos restaurantes durante la pandemia del coronavirus, con pedidos para llevar y a domicilio.