Los agentes del municipio de La Orotava, donde se encuentra la playa de Los Patos, informaron a través de Twitter del desalojo este sábado del campamento, donde había 62 jóvenes.

De acuerdo con el diario ABC, esa playa se encuentra cerrada por desprendimientos desde hace tiempo, según explicó el concejal de Seguridad en La Orotava, Narciso Pérez.

Pérez celebró la rápida actuación de la Guardia Civil, que descubrió la convocatoria del campamento en las redes sociales y evitó que se reuniera todavía más gente, con el consiguiente aumento del riesgo de contagio de coronavirus.

“Esta es una amenaza que se ha tomado muy en serio, pues la Guardia Civil ha hecho una investigación muy a fondo para lograr interceptar a los convocantes y se les ha tomado declaración”, agregó el concejal, citado por el mismo medio.

A pesar de que la playa Los Patos de la isla de Tenerife está cerrada al público por los desprendimientos, cada fin de semana decenas de “imprudentes” bajan a bañarse, detalla ABC.

Sobre este tipo de reuniones en España con el objetivo de propagar aún más el coronavirus, el anestesiólogo Javier García Fernández mostró su preocupación.

“Hay chavales descerebrados que intencionadamente están contagiando a los demás. Se dedican a escupir, a tocar los vasos de los demás, todas las botellas y todas las superficies, para tratar de infectar al mayor número de gente posible”, dijo García al rotativo español.

El anestesiólogo comparó esta situación con las fiestas que se realizaban décadas atrás donde pacientes seropositivos de Sida transmitían conscientemente la infección manteniendo relaciones sexuales sin protección.

Por esa inconsciencia de los jóvenes, García le mandó un mensaje a los padres de familia: Si no pueden convencer a sus hijos para que no salgan de noche, sepárense de ellos”, expresó tajantemente en ABC.

España suma hasta el momento 314.362 casos de COVID-19 confirmados desde el inicio de la pandemia y 28.503 fallecidos, según los últimos datos del Ministerio español de Sanidad.