De acuerdo con ese medio, el mes pasado, funcionarios estadounidenses le dijeron al comité de relaciones exteriores del senado que la administración de Donald Trump está lista para ayudar a Colombia a reiniciar la fumigación aérea con glifosato, a pesar de que esta sustancia ha sido denunciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como cancerosa.

Kirsten Madison, directora de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) del Departamento de Estado de los Estados Unidos, dijo que están preparados para erradicar los campos de cocaína en Colombia mediante esta herramienta “efectiva y segura”, ignorando los problemas que traería usar de nuevo el glifosato.

En 2018, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de EE. UU., recuerda Progressive, mencionó que antes de que Colombia detuviera su programa de fumigación aérea en 2015, había proporcionado pilotos, planificación, aeronaves, logística, mantenimiento y combustible para operar las dos bases de rociado del programa”.

Adam Isacson, de la Oficina de Washington para América Latina, dijo que sería un error reiniciar la fumigación. “Comience a fumigar, y la tragedia se agravará, y estaremos de vuelta a donde estábamos antes de que todo esto comenzara, quizás peor”, dijo el funcionario a ese rotativo.