Aunque en los últimos días aumentaron significativamente los casos de contagio, varias personas continúan sin acatar la diferentes normas para evitar la propagación del coronavirus en esa localidad, indicó el diario ABC.

El impreso, adicionalmente, señaló que las autoridades condenaron la semana pasada a ocho hombres a cavar las tumbas de las personas fallecidas por la enfermedad respiraría, ya que no usaron el tapabocas en espacios públicos.

De acuerdo con el alcalde de Gresik, los inculpados trabajan durante 8 horas al día en el cementerio público de Cerme y no tienen permitido manipular los respectivos cadáveres, agregó el rotativo español.

“Laboran en parejas. Mientras uno abre el agujero con una pala, el otro coloca dentro de la fosa las tablas de madera sobre las que se deposita el cuerpo”, puntualizó el funcionario en declaraciones recogidas por este mismo medio.

ABC, por último, aseguró que las autoridades de esa localidad esperan que este tipo de castigos sirvan para que los ciudadanos tomen conciencia y respeten las diferentes las medidas preventivas.

En Indonesia, según el último balance publicado por la Universidad Johns Hopkins, se han presentado hasta el momento 9.100 muertes asociadas al COVID-19 y cerca de 228.993 contagios confirmados.