“Pronto empezaremos los ‘entierros temporarios’. Esto será realizado probablemente utilizando un parque de Nueva York para los entierros (sí, han leído bien)”, tuiteó Levine, cuando la Gran Manzana registra ya 2.475 muertos por el coronavirus.

“Se cavarán trincheras para 10 ataúdes en fila. Se hará de una manera digna, ordenada y temporaria. Pero será duro de tragar para los neoyorquinos”, añadió.

Cuando sus declaraciones se difundieron en los medios y en redes sociales como reguero de pólvora, Levine dijo que esta “es una contingencia para la cual se prepara la ciudad de Nueva York, pero si la tasa de muertes cae suficientemente no será necesario”.

El alcalde Bill de Blasio fue consultado al respecto durante una conferencia de prensa este lunes, y admitió: “Quizás tengamos que enfrentar entierros temporarios”.

“Tendremos la capacidad de hacer entierros temporarios, eso es todo lo que voy a decir”, indicó. “No voy a entrar en detalles. No creo que sea bueno hablar de esto”.

“No estamos planificando actualmente utilizar parques locales como lugares de entierro”, sostuvo poco más tarde la portavoz del alcalde, Freddi Goldstein, en su cuenta Twitter.

“Estamos explorando el uso de Hart Island para entierros temporarios, si aumenta la necesidad”, añadió, refiriéndose a una pequeña isla de 1,6 km de largo frente al distrito del Bronx.

El concejal Levine indicó que antes de la crisis la ciudad tenía de 20 a 25 muertos diarios en promedio, y que ahora la cifra ha subido de 200 a 215.

“Una morgue de hospital típica puede guardar unos 15 cuerpos. Esas están llenas ahora. La oficina del médico forense ha enviado 80 camiones refrigerados a los hospitales de la ciudad. Cada uno puede guardar 100 cuerpos. Estos están casi llenos también. Algunos hospitales han tenido que agregar un segundo o tercer tráiler”, tuiteó.

Para Levine, el entierro temporario en los parques “tiene como meta evitar escenas como las de Italia, donde el ejército tenía que recolectar los cadáveres de iglesias y hasta de las calles”.

Responsables de empresas funerarias interrogados por la AFP confirmaron estar desbordados.

Morgues y funerarias desbordadas

El uso de parques como fosas se prevé en Nueva York porque este lunes registró 3.485 muertos por el coronavirus.

Las imágenes son terribles: cuerpos cubiertos con sábanas blancas o lonas, transportados en camillas por empleados con vestimenta protectora hacia los camiones refrigerados, porque las morgues de los hospitales y las funerarias están desbordadas.

Solo el lunes de mañana, en menos de una hora, la AFP constató que nueve cuerpos fueron cargados en camiones estacionados frente al hospital de Wyckoff, en Brooklyn.

La ciudad de Nueva York registra más de 72.000 casos del coronavirus y los muertos superan los 500 por día desde hace una semana -el sábado se alcanzó el récord de 630 en 24 horas-.

Varias empresas funerarias dijeron a la AFP que estaban “desbordadas”.

“La mayoría de las funerarias tienen una capacidad de refrigeración limitada”, explicó Ken Brewster, propietario de una pequeña empresa de pompas fúnebres en Queens, inundada de pedidos de entierros de víctimas de la covid-19 desde hace una semana.

Algunas funerarias decidieron no aceptar muertos por el coronovirus, lo cual ha desbordado a las que sí lo hacen.

Para Pat Marmo, que administra cinco funerarias en la ciudad, el estrés generado por este flujo de cadáveres es difícil de manejar. Él mismo acaba de perder a un primo y a otro familiar debido a la pandemia.

“Los hospitales nos presionan para que vayamos a buscar los cuerpos, pero no tenemos locales para mantenerlos”, dijo Marmo. Subrayó que ahora hay “tres veces más” muertes que en tiempos normales y que la agenda de entierros está llena hasta el mes próximo.