De acuerdo con el diario El País, el segundo contagiado del mortal virus de Wuhan es un hombre de nacionalidad británica, que vive en la isla de Mallorca junto a su familia.

El sujeto, al cual no identifican con su nombre, está hospitalizado y aislado en el hospital de Son Espases de la ciudad de Palma, aunque el diagnóstico es “muy leve” y prácticamente “asintomático”, explicó al mismo medio Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias (CCAES) del Ministerio de Sanidad.

Según el relato del rotativo español, el hombre regresó a España el pasado 29 de enero, luego de que estuvo de vacaciones en los Alpes franceses, a donde fue a practicar esquí y donde tuvo contacto con un grupo de británicos, de los cuales 6 fueron diagnosticados con ese brote (5 permanecen en Francia y el restante está en Londres).

Al parecer, esas personas resultaron afectadas con el coronavirus por un británico que estuvo en los Alpes después de contagiarse en un viaje a Singapur, detalla El País.

Según las autoridades francesas, en ese viaje de trabajo del británico en los alpes entre el 20 y 22 de enero participaron 94 extranjeros, que terminaron llevando el coronavirus a Malasia y Corea del Sur.

Fue el propio británico el que alertó a las autoridades sanitarias que empezó a sentirse mal, por lo que desde ese momento tanto su esposa como sus dos hijas, de 10 y 7 años, han estado en permanente cuidado médico, añade ese diario.

El nuevo coronavirus causó 908 muertos en China continental, donde el número de infectados sobrepasa los 40.000, informaron este lunes las autoridades, confirmando que la progresión de la epidemia se estabiliza.

Se han registrado 97 nuevas muertes en China continental, 91 de ellas en Hubei, una provincia en el centro de China cuya capital es Wuhan, foco de la epidemia.

El virus 2019-nCoV, que apareció en diciembre en un mercado de Wuhan, también mató a otras dos personas en el mundo, una en Hong Kong y la otra en Filipinas.

El balance global de 910 fallecidos sobrepasa el del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) que en 2002-2003 dejó 774 muertos en todo el mundo.

El sábado la OMS dijo que el número de casos de contaminación diaria en China se había estabilizado, pero que era demasiado pronto para afirmar que la epidemia había superado su punto culminante.

Una “misión internacional” de expertos, dirigida por el veterano Bruce Aylward, que ya trabajó en otras emergencias sanitarias, partió hacia China la noche del domingo, anunció la Organización Mundial de la Salud (OMS).