Un niño afroestadounidense llegó a su escuela con un corte de pelo moderno, casi rasurado y con un diseño de líneas, como el que usan varios futbolistas, entre ellos el colombiano James Rodríguez.

Como el corte no está en el ‘código de vestuario’, durante la merienda en la cafetería las directivas del plantel decidieron exigirle al niño Ju’elz Trice, de 13 años, que se tapara las líneas con la tinta indeleble de un marcador negro, señala el diario local Houston Chronicle, con la amenaza de que era eso o un castigo de suspensión en el plantel por lo que quedaba de la jornada.

Cuando llegó a su casa, el menor le contó a su mamá lo sucedido, y le expresó que había optado por usar el marcador para evitar anotaciones a su impecable hoja de vida.

La madre de inmediato compartió la situación con su esposo, para luego decidirse a demandar al colegio, señala Today. Los padres alegan que el colegio en ningún momento se puso en contacto con ellos y que podrían haber intoxicado a su hijo al ponerle tinta sobre su cuero cabelludo, aún con los poros abiertos por lo reciente del corte.

Según CBS News, el texto de la demanda contra el colegio reza que el niño fue humillado mediante un trato racista y discriminatorio e incluso llega a hablar de que se le “arruinó el año lectivo” al niño, que está en séptimo año.

Mientras tanto, continúa el juicio en el que la familia pide una disculpa pública y compensación monetaria, al tiempo que el director de la escuela se disculpó y cambió las normas del código de vestuario, que permite los cortes de pelo creativos y con formas o textos, siempre y cuando no sean ofensivos para los demás.