En una entrevista para la ABC News, el hombre manifestó que la misiva señalaba que el menor no estuvo presente en tres sesiones virtuales (cada una de 30 minutos) por Zoom, sin justificación alguna.

“Este es nuestro cuarto hijo que pasa por esta escuela secundaria y, de repente, recibimos una carta, la cual afirma que Merk puede convertirse en un ausente del estado y podría ser arrestado”, recalcó el padre de familia.

Mastrov, igualmente, aseguró en la cadena de noticias que es completamente “ridículo” que un centro educativo de esa categoría se enfoque en amenazar a los estudiantes, por faltar a unas clases virtuales.

Betsy Balmat, directora del Stanley Middle School, indicó en este mismo medio que la carta fue enviada a la familia Mastrov debido a las nuevas medidas estatales, impuestas por las autoridades de California para realizar un seguimiento más riguroso sobre la asistencia de los alumnos.

“El documento es parte de nuestra responsabilidad con el estado de las juntas de revisión de asistencia. Como siempre, las escuelas tenemos la obligación de garantizar que los estudiantes participen y aprendan”, precisó.

De acuerdo con el código penal de California (Estados Unidos), el acudiente de un alumno que perdió –sin excusa alguna– más del 10 % de las clases durante el año escolar puede ser multado con 2.000 dólares o un año de prisión, concluyó la ABC.