Los enviados de Guaidó se harán con el inmueble después de que, en enero, el coronel José Luis Silva anunciara que como agregado militar de la embajada de Venezuela había decidido jurar lealtad a Guaidó como presidente interino venezolano y romper filas con el dictador Nicolás Maduro.

En ese entonces, en una entrevista Silva dijo que él aún se consideraba “el agregado de Defensa de Venezuela” y que respondería a las órdenes de Guaidó y de Vecchio, quien dio la bienvenida al coronel y le comunicó que podría formar parte de su equipo diplomático en Washington.

EE. UU. reconoció en enero a Vecchio como “embajador” de Venezuela y, casi inmediatamente, el venezolano creó un equipo diplomático integrado entre otros por Gustavo Marcano, quien cumple las funciones de ministro consejero en EE. UU. y fue alcalde del municipio Diego Bautista Urbaneja, ubicado en Lechería, en el estado de Anzoátegui.

Vecchio, uno de los dirigentes más experimentados y representativos del partido opositor Voluntad Popular, ha tomado diferentes acciones para fortalecer a Guaidó: desde una conferencia para recaudar fondos para Venezuela, hasta reuniones con los directivos de Citgo, la filial de la petrolera estatal venezolana, PDVSA.