Tarrant fue imputado el sábado por el delito de asesinato masivo por una corte de la localidad de Christchurch, durante una breve comparecencia durante la cual hizo un signo con la mano propio de los supremacistas blancos.

El abogado de oficio Richard Peters, quien lo representó durante la audiencia preliminar, dijo que el asesino, de 28 años, “indicó que no quiere un abogado“.

Quiere representarse a sí mismo”, señaló Peters, quien consideró que en el caso de Tarrant no se plantea la cuestión de la responsabilidad penal.

Se mostró como alguien congruente y que no sufre discapacidad mental. Así apareció. Parecía comprender lo que ocurría”, dijo Peters.

El ataque el viernes contra dos mezquitas de Christchurch, que el acusado grabó y transmitió en directo en Facebook Live, dejó, además de los 50 muertos, decenas de heridos.