El golpe definitivo contra la red internacional, cuyo objetivo eran mujeres colombianas, se dio en Jaén, sur de España, informó la agencia EFE a partir de fuentes oficiales.

Según informaron este lunes las fuerzas de seguridad de la nación europea, la investigación permitió la desarticulación completa del mencionado grupo criminal que, incluso, no había cesado su actividad durante el estado de alarma que vivió España entre marzo y junio por la pandemia del coronavirus.

En total fueron liberadas 14 víctimas y arrestadas 17 personas (4 españoles y 13 colombianos), acusadas de pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos, delitos relativos a la prostitución, favorecer la inmigración clandestina y contra la salud pública.

Las mujeres eran captadas en Colombia mediante engaños, trasladadas a España y explotadas en viviendas de las provincias de Córdoba y Jaén, en la región de Andalucía.

Los agentes comenzaron las indagaciones a partir de las declaraciones de 2 colombianas que dijeron haber sido engañadas para viajar a España con la promesa de un trabajo como empleadas domésticas, pero al llegar comenzaron a sufrir amenazas y violencia física y fueron obligadas a ejercer la prostitución.

Una de las mujeres que se encontraba en Córdoba obligada a ejercer la prostitución avisó a su familia telefónicamente de su situación en España.

Sus parientes lo denunciaron a la Policía colombiana, que, a su vez, se lo transmitió a su homóloga española. Esto permitió detener a 2 miembros de la organización y liberar a 3 mujeres, entre ellas una menor de edad.

Posteriormente, los agentes localizaron varias viviendas en las que la organización continuaba la actividad delictiva a pesar del confinamiento obligatorio. La Policía realizó 4 registros, detuvo a 5 miembros de la organización y liberó a 7 víctimas.

Con la información obtenida se ejecutó la segunda fase de la operación, con el registro de 3 casas en la provincia de Jaén.