A pesar de que se le realizaron varias maniobras de reanimación, el pequeño fue declarado muerto minutos después de haber sido ingresado de emergencia al Hospital de Plottier, aseguró la entidad en un comunicado.

“Luego del fallecimiento se realizó una denuncia policial por deceso dudoso. Cabe aclarar que la Justicia ya está interviniendo en este caso”, agregó el ministerio en el documento.

De acuerdo con Rafael Palomino, director del centro médico, los padres del pequeño fueron los que le dieron la sustancia química, supuestamente, para prevenir que se contagiara con el coronavirus, indicó Télam.

“Los acudientes del menor nos dijeron que se lo administraron durante todo el día, antes de ser ingresado al hospital, y que ingirió aproximadamente 700 mililitros”, enfatizó Palomino en declaraciones recogidas por este mismo medio.

La agencia de noticias, de igual manera, informó que la semana pasada un hombre de 50 años de edad también falleció en la localidad de San Pedro (ubicada en la provincia Jujuy) después de tomar dióxido de cloro.

El Ministerio de Salud de Argentina y la comisión directiva de la Sociedad de Pediatría (SAP) finalmente recordaron que está totalmente prohibido el consumo de este compuesto químico para tratar o evitar el COVID-19.