De acuerdo con el diario The Telegraph, al caer, Struthers-Gardner se clavó en el ojo izquierdo el pitillo de metal (acero inoxidable) que usaba en vaso de vidrio con tapa de rosca. Este accidente le generó una lesión cerebral traumática que acabó con su vida.

El pitillo atravesó su cerebro, hasta tocar parte del cráneo, y dañó el tronco cerebral, el cual controla la respiración, detalla el mismo medio.

Su esposa, Mandy Struthers-Gardner, con la que se casó hace 4 años, explicó al rotativo británico que Elena en su juventud fue una jinete y adiestradora de caballos, pero que debido a múltiples caídas y fracturas tuvo que retirarse. “Tenía fracturas en la columna vertebral y era propensa a caerse”, señaló.

Mandy, que estaba en casa con su esposa cuando ocurrió el incidente, llamó a la ambulancia, pero Elena murió en el hospital al día siguiente. “Fui a la puerta de la cocina y pude ver a Elena boca abajo sobre el suelo, hacía sonidos de gorgoteo y su vaso de vidrio estaba en el suelo todavía intacto con su pitillo en el frasco” añadió en The Telegraph.

El doctor David Parham, quien realizó la autopsia, dijo que la causa de la muerte fue una lesión cerebral traumática, después de que la paja perforara “a través de su párpado izquierdo y globo ocular izquierdo”, indica el rotativo británico.

Parham, además, reflexionó y dijo que los pitillos de metal nunca deben usarse con una tapa que las fije en su lugar, y se debe tener mucho cuidado al usarlas, finaliza el mismo medio.

Este tipo de artefactos han ganado popularidad a nivel mundial en sustitución de las de plástico, para combatir el calentamiento global.