La imagen de Ribas dándole agua al pequeño animal da cuenta de lo dramático que es para la fauna los masivos incendios en el Amazonas de Brasil y que ya llegó a zonas de Bolivia y Perú.

Aunque durante estos días se viralizaron varias fotos de animales que se hicieron pasar como actuales, esta imagen, que sensibiliza, sí es de los actuales incendios que tanto han indignado al mundo.

En diálogo con la BBC, Ribas explicó que se encontró con el indefenso armadillo el pasado sábado  en Nova Mutum (a 269 km de Cuiabá) cuando realizaba un recorrido en su vehículo como parte de los trabajos de recopilación de información para la lucha contra los incendios.

Íbamos lentamente por la zona afectada y decidí parar. Ya había visto a alguien dándole agua a un armadillo con una garrafa térmica en YouTube. Tomé al armadillo, que no ofrecía resistencia, y le di agua“, relató el jefe de bomberos a ese medio.

Pedro Ribas Alves, sargento de bomberos Brasil
Bombero de Mato Grosso

Cuando percibió el agua, quiso tomar y chupar de la boquilla, pero no tenía fuerzas. Así que pedí un vaso a un colega y le di agua“, añadió.

Según cuenta el mismo, su trabajo es inspeccionar áreas dañadas por incendios y buscar el origen del fuego para reportar los datos a la Estación de Policía Ambiental.

De acuerdo con Ribas, el incendio en Nova Mutum se dio por problemas en la red eléctrica, cuando una empresa fue a realizar tareas de mantenimiento y por un corto comenzó la conflagración. En total se quemaron 772 hectáreas.

Es muy triste ver el bosque completamente aniquilado, dan ganas de llorar”, expresó Ribas.

BBC también entrevistó al biólogo Izar Aximoff, quien dio un informe más detallado de lo que causan estos incendios.

“Ese paisaje colorido, con flores, sonidos de animales, pájaros cantando, animales en movimiento y el olor a bosque, se transforma en silencio, animales carbonizados, olor a carne quemada, desolación. Todo está negro y uno se llena de todo ese residuo de carbón“, describió al rotativo inglés.

He visto una boa constrictor quemada, un perezoso carbonizado, una bromelia quemada. La pérdida es invaluable“, explica Aximoff, quien es biólogo especialista en el tema en áreas del bosque atlántico.