Aunque la trasladaron lo más rápido posible, las autoridades locales aseguraron que la bebé falleció la semana pasada en el Cook Children’s Medical Center debido a una intoxicación, informó The New York Post.

“Brixlee fue transportada a la clínica de Fort Worth, a unas 225 millas de distancia, donde permaneció con soporte vital hasta que los médicos la declararon muerta”, afirmó la policía en declaraciones recogidas por este mismo medio.

El impreso, igualmente, señaló que el personal sanitario del hospital le encontró a la recién nacida varias cicatrices de inyecciones en las extremidades y cabeza. Asimismo, aseguró que la pequeña dio positivo para heroína.

De acuerdo con las primeras investigaciones del caso, la madre de la menor, identificada como Destiney Harbour, dio a luz en su residencia en agosto pasado y la niña jamás recibió atención médica, agregó el rotativo.

“Todavía estoy en estado de shock. Estaba enamorado de la sobria Destiney. Nunca podría imaginarla haciéndole algo como esto a su propio bebé”, afirmó en la ABC el exnovio de la mujer, quien está a la espera de una prueba de ADN para saber si es el padre de la pequeña fallecida.

The New York Post, por otro lado, indicó que Harbour fue detenida junto a su actual pareja, Dustin Smock. Finalmente, aseguró que en la vivienda de la acusada fueron encontradas sustancias como heroína, metanfetaminas y marihuana.