La Nasa informó sobre el paso del asteroide, bautizado como 2020 QG, el cual rozó el planeta el pasado fin de semana.

La distancia a la que se calcula que pasó fue de 2,950 kilómetros sobre el Océano Índico; una aproximación que resulta todavía más sorprendente teniendo en cuenta que de la Luna nos separan 384.400 kilómetros.

Según la agencia espacial estadounidense, el asteroide fue detectado seis horas después de su punto máximo de cercanía, lo cual atribuye a la dificultad que representa haberlo visto antes por su pequeño tamaño.

Por esto mismo, el 2020 QG no representaba ningún riesgo para la humanidad, pues además se habría desintegrado al convertirse en una bola de fuego al entrar a la atmósfera terrestre.

Objetos como estos pasan cerca del planeta muchas veces al año, agregó la Nasa, pero este quedará en los registros como el que más se acercó sin llegar a estrellarse con nosotros.