De acuerdo con la agencia Reuters, esta prisión, llamada también la ‘Alcatraz de las montañas’, es la única en el país norteamericano catalogada con la etiqueta “Supermax” (máxima  categoría seguridad).

Nadie se ha escapado de esta prisión desde su apertura en 1994, y ‘El Chapo’ Guzmán se une a la larga lista de los criminales más riesgosos que han delinquido en EE. UU., como Al Capone, George ‘Machine Gun’ Kelly o Robert Franklin Stroud, en la década de 1930, explica la misma agencia.

“Está muy bien diseñada para su propósito, retener a los delincuentes más peligrosos del sistema penitenciario federal… En sus dos fugas anteriores, Guzmán ha demostrado que puede tener un mayor riesgo de escape que cualquier otra persona. Eso hace de ADX Florence un lugar apropiado para él”, dijo a Reuters Martin Horn, profesor del John Jay College of Criminal Justice y excomisario del Departamento Correccional de la ciudad de Nueva York.

La ADX Florence está a unos 185 kilómetros al sur de Denver y actualmente tiene 376 reclusos, entre los que destacan Ted Kaczynski, alias ‘Unabomber’, conspirador de los atentados del 11 de septiembre, Terry Nichols, que perpetró el atentado con bomba de 1995 en Oklahoma, Dzhokhar Tsarnaev, que puso la bomba en la maratón de Boston; y Ramzi Yousef, uno de los participantes en el atentado de 1993 contra el World Trade Center de Nueva York, detalla la agencia británica.

Estos reclusos permanecen por lo general confinados durante 23 horas al día en celdas solitarias (de no más de de 2,1 metros de ancho por 3,6 de alto), cada una de ellas con una ventana estrecha de poco más de un metro de alto y en ángulo hacia arriba para que solo se pueda ver el cielo”, publica Reuters.

En la otra hora, ‘El Chapo’ Guzmán podrá tomar aire fresco y tomar el sol, pero esto podrá hacerlo dentro de una jaula que está al aire libre.

Las celdas están diseñadas para que los presos no tengan ninguno tipo de contacto entre ellos. Además, deben comer en estas mismas, donde la comida pasa a través de un pequeño orificio en las puertas, finaliza esa agencia.