Según la emisora pública ORF, el supuesto agresor acabó con la vida de su esposa, de 62 años, a primera hora de este sábado en la vivienda familiar , ubicada en la localidad de Wernberg,

Un hora y media más tarde, el mismo sujeto disparó desde su coche a la cabeza de su examante, de 56 años, quien murió en el acto.

La segunda agresión mortal fue presenciada por una niña de cinco años de edad en plena calle, delante de una cafetería, en la localidad turística de Drobollach a Faaker See.

El hombre huyó luego en su vehículo hacia la cercana ciudad de Tarvisio, en el lado italiano de la frontera.

La policía italiana logró localizarlo en un aparcamiento cerca de la frontera.

Allí, el hombre habló por teléfono con su hija, confesando los asesinatos, según la policía austríaca, que interceptó la llamada, y luego se disparó en la cabeza para acabar con su vida.