Según informaron las autoridades locales, el terrible feminicidio ocurrió este lunes por la noche luego de que la joven fue citada en una zona rural de esa localidad por su exnovio, identificado como Matías Ezequiel Martínez, indicó Clarín.

El impreso, adicionalmente, señaló que Bahillo había denunciado a Martínez (un agente de policía de la provincia de Buenos Aires) por violencia de género. No obstante, la justicia en aquella oportunidad solo le dicto al sospechoso una restricción perimetral.

“Úrsula avisó. Fuimos a hacer la declaración y les chupó un huevo. Nos dieron un papel de mierda y nada más. Hoy está muerta. Ojalá se haga justicia por ella y por todas”, afirmó Mili Almirón, amiga de la víctima, en Twitter.

Después de conocer la noticia, Almirón también reveló una conversación que tuvo con la joven hace algunos días, donde le contaba que tenía bastante miedo debido a que el uniformado la había amenazado.

“Me tiene amenazada de muerte. Por eso tengo miedo amiga. Sí amiga, me pegó durante siete meses. Me callé siempre. Hasta que me vi muerta. Por eso lo denuncié”, manifestó Bahillo en esa misma charla.

Aunque intentó escapar, el oficial de 25 años fue capturado por la Policía Nacional de Argentina gracias a que su tío lo acusó. El cuerpo de seguridad señaló que Martínez presentaba heridas de arma blanca en un aparente intento de suicidio, agregó el diario Clarín.

Varios familiares de la víctima y vecinos enfurecidos atacaron a pedradas la comisaría de Rojas e incendiaron una camioneta policial. Además, convocaron a una marcha este martes para pedir justicia por Úrsula.