Este caso se registró en Buenos Aires, Argentina, y fue tal la indignación que causó que cientos de personas salieron a las calles el pasado viernes para protestar, pues el hombre acusado de drogar y violar a la joven fue dejado en libertad por un juez al considerar que no tiene antecedentes.

Durante las manifestaciones, medios argentinos revelaron una conversación de chat que tuvo la joven con el que sería su jefe, y allí se evidencia que mientras las intenciones de la ciudadana extranjera eran aplicar para un trabajo, las del hombre que la quería contratar iban por otro lado.

La conversación empieza con la joven averiguando por las labores que deberá cumplir, el sitio en donde queda ubicada la tienda de uniformes médicos y por las redes sociales del sitio, para tener mayor información.

No obstante, el hombre, que se identifica como Santiago Garzón, centra su interés en saber si la joven está comprometida o tiene novio en la actualidad.

“Emm, no. No tengo (novio)”, responde ella a secas, y como tratando de salir de ese terreno incómodo.

La excusa del entrevistador es que está buscando a una mujer con ese perfil, y que las va “a probar a todas” a ver a cuál elige para que le ayude a atender el local.

“Mira que yo no tengo novia ni hijos. Y estoy buscando una así para trabajar”, le comentó el señalado abusador.

Captura de video El Clarín
Captura de video El Clarín

Indignación y protestas en Argentina por violación a joven venezolana

Según se conoció, el hombre le hizo una invitación a cenar ese viernes 22 de enero para formalizar el trabajo, pero ella rechazó la propuesta y le dijo que mejor hablaran de su contratación el sábado, día en el que sería su primer día de labores.

Una vez en la tienda, según contó ella misma a la prensa, se comenzó a sentir mareada después de beber un vaso de agua que su jefe, Humberto Garzón, le ofreció, y consiguió llamar a su hermana para alertarla antes de quedarse dormida.

“Inmediatamente al tomarme el agua sentí que se me dormían las manos, marco la última llamada de mi celular, que por suerte era la de mi hermana, y ella contesta. Cuando ella contesta solamente vi que la llamada estaba corriendo pero ya no le pude hablar, no le pude decir absolutamente nada, estaba muy mareada, y él me estaba poniendo el pantalón, y de ahí me imagino que me volví a dormir porque cuando me desperté nuevamente estaba la policía“, señaló en declaraciones a TVV Noticias.

La policía encontró al presunto violador y a la joven en el local, con “el torso desnudo y se encontraba con algún efecto de psicotrópicos, tirada en una escalera en el fondo del comercio”, dijeron a Efe fuentes oficiales.

La joven fue llevada a un hospital y el señalado agresor quedó libre, decisión que desató la furia de cientos de personas que salieron a protestar, pues familiares y allegados denunciaron que podría haber más mujeres víctimas de este hombre.

Acá, parte del relato que dio la joven.