Falabella está cada vez más cerca de irse del todo de Argentina. La multinacional chilena, que es reconocida y tiene presencia en Colombia, anunció recientemente que en los próximos meses cerrará sus tiendas en San Juan, Córdoba y Mendoza, ciudades del país gaucho.

De esta manera, ahora la multitienda pasará a tener solo tres establecimientos en toda Argentina: uno en Buenos Aires, otro en un centro comercial a las afueras de la capital de ese país y otro en la ciudad de Rosario. Es un número reducido de sucursales para un gigante que aterrizó en la nación albiceleste en la década de los 90.

Los últimos años han sido difíciles para Falabella en ese país. “Según el último informe de resultados financieros, el aporte del negocio de la empresa en Argentina durante los primeros nueve meses de 2020 es casi nulo: la firma tuvo una disminución de 25,9 % a nivel de ingresos, principalmente por las restricciones sanitarias durante la pandemia”, detalló el medio de comunicación chileno Diario Financiero.

Desde el año pasado, los directivos de la compañía anunciaron el cierre de varias de sus sedes en el sur del continente y confesaron que estaban evaluando todo tipo de estrategias para evitar su salida total.

En un comunicado que emitió Falabella el año pasado, citado ahora por el portal argentino MDZ Online, la empresa expresó: “Falabella se encuentra evaluando opciones de rentabilización de las operaciones de sus filiales en Argentina, las que podrían incluir el ingreso de un socio estratégico para las mismas (…) La pandemia aceleró el proceso de digitalización del ‘retail’ y ha afectado sus resultados. Para adaptarse a esta nueva tendencia y hacer sustentable la operación en el tiempo, Falabella y Sodimac han determinado cerrar cuatro de sus tiendas en Buenos Aires en los próximos meses”.

Por el momento, no se conoce que Falabella vaya a adoptar medidas similares en Colombia. Todo parece indicar que solo es Argentina el país que le ha generado ‘dolores de cabeza’ a los chilenos.