Mendoza planeaba estudiar ciencias forenses y estaba en clase de matemáticas en el edificio perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México, ubicado en Iztapalapa, un peligroso barrio de Ciudad de México.

Aideé fue reportada con una herida en el costado derecho cuando concluía una de sus clases“, indica un comunicado de la UNAM, sin dar más detalles.

La víctima recibió atención médica por personal del colegio y luego fue trasladada a bordo de una ambulancia a un hospital cercano, pero “la estudiante lamentablemente falleció”, añade el parte.

La alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, condenó el incidente y expresó su “compromiso de justicia”.

De su lado, la fiscalía local confirmó que “investiga el homicidio de una estudiante de 18 años, lesionada al parecer con un disparo de arma de fuego en las instalaciones del Colegio de Ciencias y Humanidades de Iztapalapa“, barrio donde operan mafias de drogas, contrabando y trata de personas.

El año pasado, estudiantes de la UNAM realizaron una enérgica manifestación para exigir que se garantice la seguridad en los planteles, tras el secuestro y asesinato de una alumna, pero grupos de choque de la institución conocidos como “porros” los atacaron dejando al menos 13 heridos, sin que el personal de seguridad interviniera.

Con unos 350.000 alumnos y más de 40.000 académicos, la UNAM es la más grande universidad de México y una de las más importantes de Iberoamérica.