A Bucaram le fue encontrada “en su poder un arma de fuego, sin que presente justificativo de posesión”, dijo la fiscalía por redes sociales.

El allanamiento tuvo lugar en el domicilio del exmandatario en Guayaquil, ubicado en Kennedy Norte, dentro de una investigación por “presunto peculado en contratos para la compra de insumos médicos”, en su caso particular “al Hospital del Seguro”, agrega la comunicación oficial.

La redada en el domicilio del expresidente no ha sido la única, ya que más de medio centenar de fiscales efectúan allanamientos desde hace unas horas por varios municipios de la provincia de Guayas, entre ellos los de Guayaquil, Daule y Samborondón.

Las operaciones tienen que ver con todo tipo de sospechas descubiertas en los últimos dos meses sobre la adquisición irregular de equipos y medicamentos para afrontar la pandemia del coronavirus, que en el país andino golpeó especialmente a Guayaquil.

“Desde el inicio de nuestro gobierno garantizamos que la justicia opere con independencia. La labor de la fiscalía cuenta con nuestro respaldo. La única manera de vencer a la corrupción es combatirla todos juntos”, dijo el presidente Lenín Moreno tras conocer las redadas.

Ayer, en una rueda de prensa de conjunta, la fiscal general del Estado, Diana Salazar, y la ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo, anunciaron que sus instituciones habían aunado esfuerzos y creado una “fuerza de tarea multidisciplinaria” para combatir cualquier acto de corrupción durante la emergencia sanitaria.

“No se van a quedar los casos en carpetas, en investigaciones previas. Vamos a hacer un seguimiento exhaustivo de cada una de las causas que se hayan generado a raíz de esta emergencia”, advirtió la fiscal.

Estamos detrás de los responsables y del dinero, (buscamos) que las personas asuman las consecuencias de sus actos y recuperar el dinero” mal habido, finalizó la ministra.

A los 6  meses de haber asumido la presidencia, Bucaram fue destituido en febrero de 1997 por el parlamento, que declaró su incapacidad mental sin comprobación médica en medio de fuertes protestas sociales contra su gobierno. Luego, el exmandatario pasó dos décadas exiliado en Panamá.

Ecuador, según los más recientes datos, ha reportado 40.400 casos de COVID-19, de los cuales han muerto 3.438 (un promedio de 20 por cada 100.000 personas).

Esa  nación, con 17,5 millones de habitantes, es la cuarta de Latinoamérica con más víctimas fatales, detrás de Brasil, México y Perú. Además, su gobierno también reporta 2.201 muertos probables por COVID-19.