Los presuntos hechos delictivos se produjeron en 2020, concretamente en un hogar de las Hermanas Trinitarias del municipio de Boulogne, Argentina, donde —según la denunciante, una menor de 14 años— la colombiana le habría hecho tocamientos la cocina y en un depósito del hogar; además, también la habría espiado mientras estaba desnuda, informó EFE.

La monja señalada, que es conocida como ‘Sor Marina’, pero su nombre es María Tellez Fajardo, fue imputada por la Fiscalía argentina de “abuso sexual simple agravado, por haber sido cometido por el culto religioso y por ser una persona encargada de la guarda de las menores“, indicó Clarín.

La abogada de la denunciante, Soledad Molina, confirmó al canal noticioso TN que el miércoles sehizo la indagatoria a la monja y que ella permanece detenida por orden del fiscal Marcelo Fuenzalida de San Isidro (provincia de Buenos Aires).

“Ahora lo que tenemos que esperar es el recorrido normal del proceso y ver si alguna de las chicas puede sumarse a prestar declaración testimonial, esto sería fundamental para la causa también”, aseveró la jurista.

Y es que Molina manifestó que existe la posibilidad de que haya otras denuncias de abuso sexual y que, de hecho, hay otra causa judicial relacionada con Sor Marina “que todavía figura en trámite”.

“(La otra denuncia) No sería sobre la misma religiosa, sino que habría un encubrimiento con otra de las religiosas (…). Sí es muy importante que también habría sido trasladada la religiosa denunciada, Sor Marina, a otras sedes para enfriar la denuncia”, aclaró la abogada.

Tras la detención de la religiosa colombiana, la orden de las Hermanas Trinitarias de Buenos Aires emitió un comunicado en el que manifestó su “apoyo incondicional a la hermana Marina”, al tiempo que subrayó el “perjuicio irreparable” que supone esta noticia para la congregación.

Respecto a la denuncia, la congregación sostuvo que Sor Marina “no comprende los motivos por los cuales la joven pudo haberse sentido incómoda”, ya que su trato como cocinera del hogar “siempre fue muy cordial”.

“Jamás tuvo de su parte algún reproche en ningún sentido, con lo cual no sale de su asombro por lo que está viviendo y así se lo explicó a las autoridades”, agregó la orden religiosa.

En cualquier caso, desde la congregación aseguraron que colaborarán con la justicia en “todo lo necesario”, puesto que están convencidos de que “todo esto se aclarará debidamente con una investigación judicial.