De acuerdo con el diario local La República, Urbina Torres estaba departiendo con amigos, cuando la policía llegó hasta el lugar, pues vecinos denunciaron que personas estaban violando el toque de queda.

Cuando los infractores se percataron de la presencia de la ley, incluido el funcionario, se metieron en ataúdes y quisieron hacerse pasar por muertos, como se puede ver en una foto del momento que se viralizó en redes.

Posteriormente, luego de la ‘jugadita’ que se inventó el alcalde de Tantará, los oficiales lo trasladaron a la estación de policía, en compañía de los 2 compañeros con los que estaba, agrega el mismo rotativo.

Según La República, los habitantes de ese distrito peruano ya se habían quejado del comportamiento de Urbina Torres durante la pandemia del COVID-19. Principalmente se han quejado de ver poca acción y no estar presente en la zona.