En el programa, un grupo de hombres y mujeres vestidos con batas de baño se paran en una tarima, con una audiencia de niños en frente, señala The New York Times.

Con un movimiento de la cabeza del conductor del programa ‘Ultra Strips Down’, los adultos –de diferentes tallas, edades y formas– se retiran la prenda y quedan completamente desnudos, muy quietos y con las manos atrás.

El programa también pretende, según el ‘Times’, eliminar la vergüenza de mostrar el cuerpo tal como es y promover el positivismo en las personas.

Luego vienen preguntas de los niños –entre los 11 y los 13 años– a los ‘panelistas’, como estas: “¿A qué edad le salió vello en la parte inferior del cuerpo?, ¿ha considerado borrarse los tatuajes? o ¿se siente feliz con sus partes íntimas?

Las respuestas de los adultos a dichas dudas son muy honestas, como un hombre que sobre su pene dijo que cuando era pequeño le preocupaba que fuera muy pequeño, pero que gracias a la relación con su cuerpo esa percepción había cambiado con el tiempo.

El programa ya comenzó su segunda temporada y se transmite por televisión pública, lo que le ha otorgado un alto nivel de popularidad entre el público danés, informa el diario neoyorquino.

No obstante, hay críticos dentro de la misma sociedad danesa, como el político de ultraderecha Peter Skaarup, que citado por el ‘Times’ opina que contenido como ese “pervierte a los niños”.

Por su parte, un titular del diario sensacionalista inglés The Sun reza: ‘Educación sexual vulgar: programa de TV danés genera indignación por adultos que se desnudan frente a niños’, y habla de que algunas personas en redes sociales lo han calificado de “asqueroso” o de “explotación infantil”.

Ante las reacciones adversas, los productores del programa aseguran, según el medio británico, que la iniciativa no tiene nada que ver con sexo, sino que se trata de “enseñar a los menores y a la audiencia en general a aceptar sus cuerpos tal como son”.

El diario explica que para participar en el programa, los padres de los menores deben dar su consentimiento por escrito.

En cuanto al uso de la palabra ‘vulgar’ en su titular, The Sun se la atribuye el político danés de ultraderecha mencionado anteriormente, que dijo además que un programa de este tipo les enseña a los niños de manera demasiado temprana y que los menores a esa edad tienen la cabeza “llena de cucarachas”.

Este video muestra imágenes de uno de los programas (en danés), pero es fácil ver la dinámica de la iniciativa: