Michael Adams, que había salido de prisión por otro caso de violencia dos días antes, supuestamente le cortó la garganta a Elijah Al-Amin porque se sintió amenazado por la música que estaba escuchando el joven en un estacionamiento, informaron las autoridades locales.

Adams declaró que el rap le hacía sentir inseguro, porque en el pasado ha sido atacado por personas (negras, hispanas e indígenas) que escuchan música rap”, según los documentos introducidos en la corte.

En una emotiva rueda de prensa el jueves, el fiscal del condado de Maricopa, Bill Montgomery, describió el asesinato como un sin sentido y aseguró que la víctima no hizo nada que justificara el ataque que le quitó la vida.

“Lo que hace este crimen tan trágico es que tenemos un chico de 17 años que murió por hacer absolutamente nada“, indicó tratando de contener las lágrimas. “Estaba allí, simplemente haciendo una compra”.

Al-Amin, que cumpliría 18 años en dos semanas, estudiaba en la secundaria.

La abogada de Adams dijo al juez que su cliente sufría de una enfermedad mental y que, más que ser enviado a una celda, necesitaba ayuda médica.Esta es una persona con discapacidad que fue lanzada al mundo y dejada a su suerte”, dijo Cotterell, acusando al sistema penitenciario de haberle fallado al atacante.

El asesinato generó una ola de protesta en las redes sociales con la etiqueta #JusticeforElijah (Justicia para Elijah) en Twitter.

Otro de nuestros hijos ha sido asesinado de una manera atroz y no provocada. El DOJ [Departamento de Justicia] debe investigar este crimen de odio inmediatamente. QEPD Elijah,” escribió el precandidato presidencial demócrata Cory Booker el lunes.