Diez días después de las elecciones del 3 de noviembre, Biden fue declarado ganador en el estado de Georgia (que aporta 16 votos electorales), mientras Trump venció en Carolina del Norte (15), dijeron varios medios entre los que se incluyen NBC y CNN.

El Colegio Electoral, integrado por 538 miembros, es la institución encargada de decidir formalmente quién ganó la presidencia de Estados Unidos.

En las elecciones de 2016, Trump también obtuvo 306 votos en el Colegio Electoral cuando venció a la demócrata Hillary Clinton.

Biden ya había sido declarado ganador el sábado, cuando medios de comunicación proyectaron su triunfo en Pensilvania, lo que lo situaba por encima del umbral de los 270 votos electorales. Georgia no había sido ganada por un demócrata desde Bill Clinton en 1992.

Trump, que buscaba un segundo mandato, había tomado una cómoda ventaja en ese estado al escrutarse los votos rurales, pero cuando aparecieron los correspondientes a ciudades como Atlanta y Savannah el panorama cambió en favor del demócrata. La votación en Georgia fue la más reñida de estos comicios.

Biden tiene ahora 14.000 votos de ventaja sobre Trump en ese estado, a la espera de que se complete un recuento manual la próxima semana.

Las auditorías de las elecciones en los estados nunca arrojan cambios de la magnitud de los que necesitaría Trump para ganar.

En Carolina del Norte, tradicionalmente republicana, los intentos de la campaña de Trump para obtener el respaldo del electorado negro fueron insuficientes, y el presidente saliente no pudo ir más allá de su base más fiel, de hombres blancos, sin educación universitaria y rural.

Trump, que se ha negado a reconocer la derrota, estuvo cerca este viernes de admitir que perdió, pero finalmente se limitó a señalar: “El tiempo lo dirá”.

El presidente, quien aún no felicitó a su rival, declarado ganador el sábado según proyecciones de medios basadas en resultados oficiales, habló desde los jardines de la Casa Blanca para informar sobre la pandemia de COVID-19.

“No vamos a ir a un confinamiento”, prometió. “Yo no iré. Este gobierno no irá a un cierre”.  “Con suerte, lo que pase en el futuro, quién sabe qué gobierno será, supongo que el tiempo lo dirá”, agregó.

En los últimos diez días, Trump ha repetido una y otra vez en Twitter que ganó la reelección, impulsando al mismo tiempo demandas judiciales para impugnar los resultados sin pruebas significativas.