Una nota del portal Infobae citando a la revista Marca revela que desde octubre del 2017, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), por sugerencia de uno de los integrantes del equipo técnico de Tite, decidió encargarles a 19 clubes de primera y segunda división de ese país una tarea de ‘inteligencia’: analizar de forma detallada las selecciones que harían parte del grupo de Brasil en la primera fase del campeonato, así como las selecciones con las que los pentacampeones se habrían de enfrentar.

El artículo continúa abajo

Fue así como durante meses se realizaron anotaciones de los partidos que habían sostenido Suiza, Costa Rica y Serbia, integrantes del grupo E a quienes, salvo a Suiza (empate 1-1), la selección brasileña venció.

Según el artículo de Infobae, juntar tal cantidad de información era una tarea titánica, por lo que los analistas de los clubes tendrían que hacer el trabajo durante meses y agregar lo que en su criterio fuera relevante.

Una vez juntada la información, el técnico se encargó de diseñar la estrategia para cada partido, lo que hasta ahora le ha dado resultados, antes de enfrentar a Bélgica en cuartos de final.