El especialista de la verdeamarela, Marcos Seixas, añadió que Neymar necesita al menos dos partidos más para adquirir su ritmo habitual de juego, algo podría ser demasiado tarde para la canarinha dado que de no ganar el próximo domingo su juego contra Irak, la clasificación de Brasil a la próxima ronda estaría comprometida.

El capitán de la canarinha Sub-23 retomó sus entrenamientos hace tres semanas con un preparador personal, y sólo llegó a los Olímpicos con un partido jugado en la temporada que empieza: un amistoso contra Japón.

El delantero no jugó la Copa América para precisamente llegar descansado a los Juegos Olímpicos, pero al parecer las vacaciones le salieron más caras de lo que pensaba. Neymar fue uno de los principales señalados por la prensa como culpables para que Brasil igualará sin goles contra Sudáfrica en la primera jornada del grupo A.

Neymar evitó afirmar que su discreto nivel sobre césped del estadio Mané Garrincha de Brasilia fue por la para que tuvo. “Intenté dar lo máximo dentro de la cancha. A veces las cosas no salen de la forma que queremos”, aseguró.

Con EFE.