El columnista de Slate, Jack Hamilton, hace un análisis del desempeño del equipo de baloncesto que representa a Estados Unidos en los Olímpicos de Río.

No es que les dé palo, pues asegura que es agradable verlos jugar y hacerles barra, pero les critica el hecho de que siendo el mejor equipo del mundo de lejos, debería pasar por encima de sus rivales con facilidad: “Un equipo que gane apretado y que nos genere drama no nos sirve”, comenta el autor.

También le puede interesar:

Dice el artículo que los rivales de EE. UU., si bien han tenido su época de gloria, no tienen el nivel de los estadounidenses: “Son las antiguas potencias, como España y Argentina y sus envejecidas estrellas Pau Gasol and Manu Ginobili, y novatos como Australia y Croacia”, anota.

La crítica final es que al equipo estadounidense le falta cohesión, tiene vacíos en defensa y a veces se le olvida atacar, además de que acusa la falta de estrellas que no se quisieron ‘subir al bus’ estrellas como LeBron James, Stephen Curry, Russell Westbrook y Chris Paul.

Temas relacionados: