Para el tribunal neoyorquino, ha pasado ya demasiado tiempo para que la cantante reclame los objetos, que están en manos de Darlene Lutz, la antigua asesora artística de Madonna, después de que desaparecieran durante una mudanza en 2004, según la artista.

El tribunal ratificaba así el martes una sentencia ya emitida en abril de 2018 bajo la ley que indica que el propietario de unos bienes tiene hasta tres años para solicitar su devolución, periodo que ya caducó.

Lutz trabajó como asesora artística de Madonna desde 1981 hasta 2003, cuando ambas protagonizaron un enfrentamiento, y en 2017 la antigua empleada presentó un total de 22 artículos a la compañía de subastas Gotta Have Rock and Roll para que salieran al mercado.

Entre los objetos, que tras la última decisión judicial tienen el visto bueno para salir a la venta en una subasta en internet el próximo 17 de julio, se destaca una carta del legendario rapero Tupac Shakur, que fue novio de Madonna, en la que explica su temor de que tener una pareja de raza blanca pudiera dañar su carrera.

Cuando se inició el proceso judicial, la artista se mostró especialmente conmocionada por encontrar entre los artículos ofrecidos en venta la carta de Tupac, enviada mientras cumplía condena en prisión.

“Me sorprendió descubrir que la subasta incluía la carta de Shakur. Nunca he vendido, regalado, transferido, o me he deshecho de la carta de Shakur”, afirmaba la cantante.

Además del escrito de Tupac, que se estima pueda alcanzar los 400.000 dólares, también se subastará el currículo original de Madonna, la letra de varias de sus canciones escritas a mano y una pieza decorativa de uno de los atuendos que utilizó durante el rodaje de la cinta ‘Evita’.

“Sí. Es cierto. Gotta Have It Rock and Roll ha ganado. La subasta del 17 de julio va a ser increíble”, dijo este martes en Instagram la compañía de subastas en un texto que acompañaba una fotografía de Madonna.