La acusación de Hearl hace referencia a una atracción temática que Netflix abrió en octubre en Skylight Row, centro de Los Ángeles, y se llama ‘Stranger Things Drive Into Experience’.

Se trata de un autocine en el que hay una actuación de aproximadamente una hora y que transporta al público al pueblo de Hawkins en 1985, escenario central de la exitosa serie.

Allí, los asistentes recorren el parque con sus vehículos alrededor de los personajes de la serie interpretados por múltiples actores.

Al parecer, Hearl y otros actores, durante el recorrido, se sintieron enfermos por posible intoxicación por monóxido de carbono, debido al escape de un automóvil, y que después fue inspeccionado.

El actor expresó su preocupación a la producción y posteriormente a la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de California, por las condiciones sanitarias durante el evento.

No obstante, Netflix decidió dar por terminado el contrato de Hearl y aseguraron que “existen medidas sólidas para proteger la salud y el bienestar de todos en el sitio”.

Tráiler de la cuarta temporada de ‘Stranger Things