La información la compartió The New York Post, medio que aseguró que la producción busca a talentos con “rasgos físicos muy especiales”, sobre todo a aquellos que son muy altos, muy bajos, poseen una nariz prominente, tienen pocos dientes, su color de pelo es poco usual o son andróginos (con rasgos femeninos y masculinos).

Amazon Prime, la plataforma de ‘streaming’, es la que está desarrollando esta serie, y “las agencias de actores de Nueva Zelanda”, en donde se llevarán a cabo las grabaciones, están haciendo todo lo posible para reducir los mencionados gastos.

Dentro de los requerimientos también tuvieron en cuenta a quienes tienen abundante vello, “cara como un bolso de cuero”, arrugas muy evidentes, piel seca o características poco usuales.

Quienes sean seleccionados por las agencias aliadas desempeñarán roles como ‘orcos’ y ‘trolls’, pues la serie está basada en los escritos de J.R.R. Tolkien; además, por obvias razones, los figurantes deberán tener la capacidad de sumergirse en la producción y hasta entrenarse para algunas escenas.

El sueldo de estos personajes será de más o menos 200 euros diarios y se solicitan varios figurantes, así que ahorrarse un poco de dinero del maquillaje de cada uno le servirá mucho a la productora.